16/07/2018 | Jorge Learte

Introducción al IoT, Internet of Things

Hoy en día, las Tecnologías de la Información son cada vez más accesibles para la mayoría de la población. Los últimos estudios de 2018 afirman que el 53% de la población mundial tiene acceso a Internet (un 7% más que en 2017) y que el 75% de ellos usa las redes sociales. Este incremento en el número de usuarios de Internet refleja nuestra enorme necesidad de conectividad, no solo con el resto de la población, sino también con el mundo que nos rodea.

Es en esta realidad de conectividad creciente donde surgió la necesidad de definir un nuevo concepto para referirse a la interconexión digital de los objetos de nuestro entorno a través de Internet. Este concepto fue bautizado por primera vez por Kevin Ashton (creador de estándares de tecnologías tan utilizadas como RFID) como “Internet de las Cosas” o “IoT” (Internet of Things) en el año 1999. Esta conceptualización lo convirtió en uno de los promotores de esta tecnología y abanderado en el fomento del uso del Internet de las Cosas en congresos y grandes multinacionales.

Dar una definición de IoT no es algo sencillo. Desde un punto de vista tecnológico, The Global Standards Initiative on Internet of Things (IoT-GSI), de ITU, define IoT como:

“Una infraestructura global en el marco de la sociedad de la información que provee servicios a través de la conexión de elementos físicos o virtuales, basada en tecnologías de la información y la comunicación, tanto existentes como en desarrollo”.

 

Antecedentes del mundo IoT

A pesar de su conceptualización tardía, los primeros casos de elementos conectados los encontramos a finales del siglo XIX. Fue en 1874 cuando, basándose en enlaces de radio de onda corta, se consiguió conectar una estación meteorológica en la cima del Mont Blanc con un laboratorio en París.

Décadas después, grandes inventores y pensadores de la época, como Nikola Tesla o Alan Turing, ya anticiparon el crecimiento de la conectividad global. En diversas publicaciones hablaron de un planeta entero que, tan pronto como estuviera interconectado, se convertiría en un gran cerebro lleno de partículas de un todo real que seguirían el proceso normal de aprendizaje de un niño y que cualquier persona podría llevar en su bolsillo.

Finalmente, estas expectativas se consumaron cuando, en las décadas de los 60 y 70, en el Departamento de Defensa de EEUU, comenzaron a aparecer los primeros protocolos de comunicación, que dieron pie a lo que hoy conocemos como Internet.

 

Crecimiento del número de dispositivos conectados

Actualmente, estudios realizados por grandes multinacionales del mundo IT prevén que ese gran cerebro estará formado, en 2020, por unos 30 billones americanos de “cosas inteligentes” conectadas a Internet y, que solo cuatro años más tarde, esa cifra se duplicará. Este incremento exponencial del número de elementos conectados a Internet hace que la implementación de las tecnologías IoT en el mundo en el que vivimos ofrezca a la sociedad un amplio abanico de oportunidades en cuanto a nuevos servicios e innovación se refiere.

crecimiento de dispositivos conectados

 

Los recientes avances en este ámbito aceleran la aparición de plataformas IoT a gran escala. Con ellas recolectamos, procesamos y analizamos los datos en tiempo real para alimentar al ecosistema de soluciones “inteligentes”, o Smart Solutions. El uso de esas plataformas para la sensorización de los objetos que nos rodean supondrá, en el futuro inmediato, una revolución en la forma de obtener información. Con ese enorme volumen de datos se podrá, entre otras muchas cosas, optimizar la gestión de la industria (Smart Industry y Smart Energy), del mundo médico (Smart Health), de nuestra propia casa (Smart Home), del mundo agrícola (Smart Farming) o, incluso, de la ciudad en la que vivimos (Smart City).

A continuación, se presentan algunos ejemplos de esta nueva era Smart.

Era Smart

 

IoT en la agricultura: Smart Farming

Como primera implementación se tomó como experiencia piloto el llamado Smart Farming, formado tanto por la agricultura como por la ganadería. Este tiene una casuística sumamente imprevisible debido a su alta correlación con el clima y las condiciones ambientales. Por ello, el uso de la tecnología, no solo reducirá el factor humano en la supervisión de las plantaciones, sino que además aumentará la productividad y rentabilidad al poder controlar de forma sencilla el estado en el que se encuentran. Para ello, se implementa en la granja la automatización y sensorización de parámetros que le afectan, como puede ser la climatología, el estado del aire, de la tierra o incluso el estado de salud de los animales. Con esta información es posible aplicar técnicas, como el riego eficiente, el uso específico y preciso de fertilizantes y pesticidas en los cultivos así como de alimentos para los animales.

Smart Farming

 

IoT en la medicina: Smart Health

Todo lo que respecta al mundo de la medicina, tiene como principal propósito ofrecer la mayor calidad posible en la atención, diagnóstico e intervención del paciente. Reducir las grandes colas, el control de los inventarios o un mayor control del estado de los pacientes, tanto dentro como fuera del hospital, son algunas de las posibilidades que la aplicación de soluciones IoT a la medicina pueden hacer realidad. Al tratarse de un aspecto de suma importancia, nunca se buscará sustituir al ser humano, sino que se buscará un ahorro de tiempo del personal médico y una atención más completa y personalizada.

Para conseguir estos objetivos, vuelve a ser de nuevo necesaria la implantación de una extensa red de sensores, entre los que se pueden incluir wearables, que monitorizan el estado de los pacientes del hospital o de aquellos que han sido dados de alta y son propensos a necesitar una rápida actuación (tele-medicina). Del mismo modo, si extendemos esta red de sensores a la localización real-time, tanto del personal médico del hospital como de los equipos médicos, y coordinamos todo de una forma eficiente, lograremos reducir proporcionalmente a esta eficiencia el tiempo de reacción ante una emergencia.

 

IoT en la gestión energética: Smart Energy

Junto con la Smart Industry (o Industria 4.0), el uso de las soluciones IoT al mundo energético forman un tándem con grandes posibilidades de convertirse en el campo con mayor índice de implementación en los próximos años. A día de hoy, estas soluciones se centran principalmente en la mejora de la situación de confort de los usuarios: gestión de la temperatura, de la iluminación o incluso de los electrodomésticos. En este caso, nuestra red no está formada solo por una red de sensores de la que extraer las condiciones actuales, sino también por dispositivos que mediante su conectividad nos permitan un control remoto o programado de su funcionamiento. De un modo paralelo, se suma al ámbito de la Smart Energy la gestión eficiente de estos recursos, con el fin de un consumo más económico y sostenible. Con ello, el objetivo primordial se convierte en un aumento de la eficiencia energética, sin reducir la satisfacción del usuario. Para conseguir esto, será fundamental el procesamiento de todos los parámetros sensorizados con el fin de establecer una eficiente lógica de control que haga alcanzar ese objetivo.

 

Futuro del IoT

El porcentaje de compañías que incluyen las soluciones IoT en sus procesos crece año tras año, pero no solo eso, sino que también se expande el número de dispositivos conectados en esas soluciones.

En los próximos años se prevé que la tecnología IoT se convertirá en un negocio que crecerá potencialmente.

El 79% de aquellos que ya han adoptado soluciones IoT prevén que el 50% de los procesos de negocio incluirán sensado IoT para 2022. Derivado de esto, el volumen de datos que se maneja será suficientemente grande (Big Data) como para incluir el uso de Inteligencia Artificial (IA) y machine learning para analizar todos esos datos y generar actuaciones inteligentes.

Este despunte tecnológico no será pasado por alto por la mayoría de las grandes compañías que, según el 82% de los usuarios de IoT, buscarán establecer colaboraciones con las industrias para el desarrollo de soluciones IoT que mejoren sus negocios y la capacidad de análisis en sus procesos.

 

En Hiberus podemos ayudarte a poner en marcha tu proyecto IoT. Contamos con equipos especializados que van desde la definición de negocio hasta áreas de infraestructura, tecnologías y soluciones IoT.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

¡Contacta con nosotros!

¿ALGUNA DUDA?

Llámanos y nuestros expertos realizarán un asesoramiento personalizado sin compromiso

902 87 73 92

SOLICITAR INFORMACIÓN

* Campos Obligatorios

Afirmo que he leido el aviso legal y acepto la Política de privacidad
Permito el tratamiento de mis datos personales con la finalidad informada